ALDO LUIS NOVELLI - POEMAS II

Solo Ella

Si las innumerables visiones
hacen reconocibles los pedazos elementales
de este mundo,
solo una infinita persecución
nos reúne y nos alimenta
en el turbio río de esta isla-mundo.
Ella nos designa humanos, perversos o bellos,
ella nos vuelve locos de furia,
nos acusa y nos libera,
ella inventó el corazón
la valentía, la locura y los tiempos de papel.
Solo ella transforma al traidor en héroe,
al despiadado en salvo, al animal en hombre.
Ella, y su fuego ancestral
incansable y alevosa
nos persigue sin límites ni piedad.
Tanto amor me intimida
 


Hablando de ciertas cosas

Ahora hablo de otras cosas,
de razones dudosas para sostenerme
de ciertas ideologías descoloridas,
de algunos hombres envueltos en niebla
o mujeres un poco agotadas de amar
y de esos mundos desparejos y absurdos.
Ahora hablo de otras cosas
y no sé si soy claro.
Hay una deshilachada humareda en mis palabras
ya no me sale -mi querido César- espuma por la boca,
ya no cabalgo como el viento palabras desbocadas
azotando su lomo para meterles vehemencia,
ni siquiera corro el colectivo cuando
está escapando de la esquina,
lo dejo pasar con cierta displicencia.
No estoy hablando de la incipiente vejez
o del interminable cansancio de la lucha,
nada tan sabio o valeroso
nada de eso mi viejo amigo,
ahora hablo de otras cosas
y no sé realmente, si soy claro.
Related Posts with Thumbnails